BRÓCOLI PARA LA PRÓSTATA.



El brócoli, junto con las coles de bruselas y el repollo, son variedades de la coliflor. Pero el brócoli es una verdura que hay que tener en en gran estima si deseamos mantener o recuperar la salud de nuestra próstata.

El profesor Adnan Ibrahim Saracoglu en la Universidad de Viena ha investigado durante más de 10 años el efecto de ciertos alimentos sobre la próstata. En su trabajo destaca que el brócoli es un potente antibacteriano y antiinflamatorio. Dos propiedades que nos van a aliviar los problemas del prostatitis, ya sea crónica o aguda, ya sea de orígen bacteriano o no bacteriano.

Por otro lado, la nutricionista Miryam Novillo (Hospital San Rafael, valle de Los Chillos) asegura que el brócoli contiene un sinnúmero de fitonutrientes y, sobre todo, antioxidantes, los cuales le confieren propiedades anticancerígenas, pues evita la formación de tumores, especialmente a nivel de la próstata, senos y ovarios. 

Modo de tomarlo:

El brócoli se hierve por la mañana y hay que tomar la decocción con el estómago vacío. Cuando se toma todos los días durante un período prolongado de al menos un mes en los pacientes afectados sienten una disminución de la inflamación y por tanto de los síntomas que acompañan el agrandamiento de la próstata. También se ha comprobado que en los casos de prostatitits crónica ayuda a reducir las piedras prostáticas si se da el caso.  

* Miryam Novillo afirma que las propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias se ven aumentadas si se consume brócoli con tomate.

RELACIÓN DEL AZÚCAR Y LA PRÓSTATA.


El azúcar es un ingrediente que podemos encontrar en muchos de alimentos que ingerimos, desde bollería hasta fritos industriales (pan, pastas, galletas, pasteles, dulces, jaleas, miel, chocolates, refrescos, alcohol en todas las formas, los dulces de toda naturaleza). No solo se ingiere de forma abusiva, sino que es sabido que este alimento puede llegar a ser muy perjudicial para la salud, incluso para temas serios como el cáncer de próstata. Por eso, hemos decidido escribir este post para analizar la incidencia del azúcar sobre la salud de la próstata.

Incidencia sobre el cáncer de próstata:

El primer aspecto que hay que destacar por su importancia es que el azúcar tiene la capacidad de favorecer la aparición de los cánceres de todo tipo. Por una parte, el azúcar (ya sea glucosa, fructosa, o el azúcar blanco y refinado) es un alimento para las células cancerígenas. De hecho, las células cancerígenas ingieren 25 veces más azúcar que las sanas. Además y relacionado con esto último, la ingesta de grandes cantidades de azúcar, crea un ambiente interior ideal para la aparición y proliferación de células cancerosas. Ya que una célula cancerosa, metaboliza el azúcar, y si hay una escaseza de oxígeno, creando una gran cantidad de ácido láctico, 25 veces más que las células normales. Formando un ambiente ácido alrededor de las células.

No obstante, como hay que tomar azúcar y no es sano vivir sin él, hay que tener en cuenta que no todos los azúcares son iguales. Aquellos como la fructosa, son por ejemplo, mejores que el azúcar blanco y refinado, y últimamente a aparecido un edulcorante llamado Stevia que hasta el momento y según los estudios realizados, parece ser menos dañino. Y por tanto, si debemos mantener un nivel glicémico bajo, es ideal tomar aquellos azúcares menos perjudiciales. Por norma general, el azúcar blanco será el peor.

Un apunte:
Hablando del tema glicémico y los niveles de azúcar en sangre: en aquellas personas que sufren de diabetes, es fácil que se les dispare la cantidad de azúcar en sangre cuando toman azúcar, sea el tipo de azúcar que sea. Si después de recibir tratamiento o los medicamentos necesarios para nivelar el el azúcar, sus niveles siguen igual de altos, existe la posibilidad de estar sufriendo un problema prostático como cáncer de próstata.

Sobre la hiperplasia y la prostatitis:

Como ya hemos dicho, el azúcar (sobre todo el refinado) crea un ambiente ácido, propenso a la proliferación de bacterias y hongos que pueden infectar la próstata creando inflamación del tejido. Se ha comprobado que aquellas personas con dietas con menores cantidades de azúcares sufrían menos infecciones (prostatitis bacteriana)

El azúcar también puede afectar a otras partes del cuerpo, como las glándulas productoras de hormonas. Recordemos que la Hiperplasia Prostática se relaciona con la producción de la hormona testosterona.

En la web de Ecoaldeas, directamente prohíben el consumo de azúcar y aconsejan sustituirlo por otro dulce como la melaza de cereales.
En la web  www.prostate-massage-and-health.com afirman que el 95% de las causas de prostatitis son los abusos sexuales, el estar sentado la mayor parte del tiempo y el azúcar.

Fin:

Nuestro organismo necesita de azúcar, no obstante, no está diseñado para las cantidades de azúcar que tomamos en las dietas actuales. Esta cantidad sobrante de azúcar genera desequilibrios en nuestro cuerpo y favorece la proliferación de infecciones, inflamaciones, enfermedades degenerativas e incluso el cáncer. Lo ideal para mantener una próstata sana, sería reducir la cantidad de azúcar (sobre todo el blanco refinado) y buscar aquellos menos dañinos como las melazas de cereales, miel, Stevia...

http://www.dietametabolica.es/cancerazucar.htm.
* http://dominicanoshoy.com
* http://ecoaldea.com
* http://www.prostate-massage-and-health.com/
http://www.laprostatasana.com  (Stevia)
http://www.laprostatasana.com  (Melaza)


VASECTOMÍA Y CÁNCER DE PRÓSTATA.

Si estas pensando en llevar a cabo una vasectomía es aconsejable que leas el siguiente artículo donde se informa de los últimos estudios realizados sobre la relación entre vasectomía y cáncer de próstata.

Un reciente estudio realizado en Estados Unidos afirma que la vasectomía aumenta el riesgo de sufrir cáncer de próstata, según afirma la web de la BBC en su formato en español. El estudio se  ha realizado siguiendo durante 24 años a más de 50.000 hombres, el estudio más ambicioso nunca hecho sobre el tema que nos atañe, sobre el cáncer de próstata.

La vasectomía es una intervención quirúrgica menor, esto quiere decir que no suele ser peligrosa por su baja complejidad o por la facilidad en la que se realiza. Se realiza con un fin anticonceptivo en la cual se ligan o sellan los conductos deferentes, que son por los cuales el semen viajan desde los testículos hacia el pene.  Impidiendo así que se pueda producir la inseminación y consiguiendo una eficacia anticonceptiva de más del 99%. (100% si no ha habido error en la operación)

Como hemos dicho, el estudio se realizó en un conjunto suficientemente amplio de la población masculina para servir de referencia, 50.000 hombres que se realizaron la vasectomía antes de los 38 años. De esos 50.000 hombres que se les practicó una vasectomía, 6.023 tuvieron cáncer, el porcentaje se sitúa en un 12, 04 % .  En cambio, la probabilidad de que un hombre de 35 años, sin habérsele practicado la vasectomía, tenga cáncer de próstata durante los siguientes 24 años es de un 7%. Estamos hablando de un 5% más de probabilidades de sufrir un cáncer prostático.

El estudio se centra en hombres que se han realizado la vasectomía antes de los 38 años. Las personas que fueron seguidas durante 24 años por el estudio y que tuvieron cáncer, lo tuvieron antes de los 60 años. Lo común es que más del 80% de los casos de cáncer de próstata aparezcan a partir de esa edad. Y es a partir de los 50 cuando empiezan a realizarse los exámenes preventivos para la detección del cáncer de próstata.   
Por tanto, un cáncer de próstata que aparezca antes de los 50 años, algo que hemos visto es más probable en hombres que se han practicado la vasectomía, puede pasar desapercibido y ser diagnosticado en fases más avanzadas de la enfermedad. 
La mortalidad en las personas del estudio superó el 1,6%, y actualmente, la mortalidad de la enfermedad es menos al 1%. Si la mortalidad de esta enfermedad es superio se debe a lo mencionado anteriormente.

Conclusión: Los hombres que han sido intervenidos para una vasectomía tienen una mayor probabilidad de sufrir cáncer de próstata y en edades tempranas, cuando aun no se siguen con los exámenes médicos para la comprobación de la aparición del cáncer de próstata.

Por supuesto, otros factores de riesgo van a incidir en la aparición del cáncer: determinación genética, alimentación, habitos, edad... y otros. No obstante, es aconsejable que aquellas personas que se realicen una vasectomía empiecen a realizarse exámenes prostáticos antes que aquellos que no se la practicaron.