SOJA Y GENISTEÍNA

Se sabe que en los problemas de próstata (cáncer o inflamación) tiene mucha influencia la concentración de hormonas. Se suele pensar que las hormonas masculinas son las testosterona, y que las femeninas los estrógenos. Pero la realidad no es tan clara, los estrógenos también están presentes en el cuerpo del hombre, y su concentración también influye en la salud de nuestra próstata.

La genisteína, es un fitoestrógeno. Esto quiere decir que es un compuesto químico, similar al estrógeno pero que se encuentra en los vegetales. Además, tiene una acción similar a los estrógenos sobre los cuerpos animales cuando se ingieren. 

Desde hace tiempo, se ha utilizado los parches de estrógenos o incluso inhaladores con concentraciones de estrógenos para combatir el cáncer de próstata. No obstante, se puede ingerir la genisteína de una forma natural, se trata de la soja. 

Es conocido el papel de la soja como feminizante, como una planta que aumenta la concentración de los estrógenos en el cuerpo. De hecho, se recomienda para aquellas mujeres que entran en la menopausia y/o sufren de osteoporosis para suavizar o ralentizar los procesos degenerativos o los síntomas molestos.

El problema de la ingesta de soja (siempre pensando en relación a la próstata), es que desde las corporaciones alimentarias y agrícolas, sobre todo de EEUU por su exceso de producción, se anima a que se ingiera de forma masiva, y eso no es adecuado. Basta con una pequeña porción al día, un poco de tofu o un vaso de leche de soja al día, para conseguir los efectos beneficiosos para nuestra próstata.

Lo ideal, es consultar con algún naturópata o nutricionista la cantidad de soja a tomar. No obstante, si deseas más información, aquí ofrezco algunos enlaces dirigidos a estudios y artículos sobre la soja, la genisteína y el cáncer de próstata:

CÚRCUMA Y PRÓSTATA (CÁNCER Y PROSTATITIS).

Entre los alimentos esenciales para mantener una próstata saludables y evitar así la inflamación de esta, su infección e incluso evitar el cáncer de próstata, es la Cúrcuma.

Este alimento es utilizado como condimento, como especia en varios platos, sobre todo en la cocina tradicional de Indonesia y Sudeste asiático. No obstante, su distribución engloba a todo el mundo y ha sabido ser introducida en varios platos de las diferentes tradiciones culinarias de prácticamente todo el mundo.

Esta especia, tiene algunos aspectos beneficiosos para la próstata y que han sido corroborados por la ciencia:

LA CÚRCUMA Y EL CÁNCER DE PRÓSTATA. Realmente, la cúrcuma actúa atacando cualquier tipo de cáncer gracias a sus 10 componentes anticancerígenos: curcumina, curcuminoides, betacarotenos, curcumenol, curdiona, turmenona, terpineol y limoneno.

Un grupo de investigadores de la universidad de Rutgers (Nueva Jersey, EEUU), han comprobado que la cúrcuma es un tratamiento eficaz para el cáncer de próstata. Siendo tan eficaz como para otros tipos de cáncer como los de intestinos, piel, mama o pulmón.

LA CÚRCUMA Y LA INFLAMACIÓN DE LA PRÓSTATA. La inflamación de la próstata es uno de los problemas más comunes entre hombres mayores de 50 años. Produciendo esto una enorme cantidad de síntomas incómodos y poco saludables: dolores pelvianos y urinarios, alteraciones sexuales bien en la producción y calidad del líquido seminal, fertilidad o impotencia, etc...

Un remedio eficaz para la inflamación de la próstata es la cúrcuma. Este efecto antiinflamatorio se produce gracias a la curcumina, un ingrediente básico de la cúrcuma. Natural que podemos comprobar en diferentes estudios como es capaz de reducir y evitar la inflamación de la próstata.

Existen otros beneficios de la toma de esta especia, muchos para nuestra salud. Seguramente, echando un vistazo por Internet, podréis quedaros asombrados de todos los efectos saludables para nuestra salud. 

NICTURIA Y PRÓSTATA.


Se conoce con el nombre de Nicturia a la necesidad de levantarse mínimo 2 veces a miccionar durante las horas de sueño. En general, podemos aguantar de 6 a 8 horas durmiendo perfectamente sin tener que levantarnos a ir al baño. Pero por diversos motivos, puede que por la noche nos levantemos 2 veces o más, interrumpiendo nuestro ciclo de descanso.

La nicturia puede producirse por varios motivos como una vejiga pequeña, una infección, haber bebido mucho líquido antes de acostarse, tomar diuréticos, diabetes, problemas de riñón o cardiacos, o trastornos de sueño. Pero otra causa de la nicturia, cuando se llega a una cierta edad (a partir de los 45 años), son los problemas de próstata.

Cuando la nicturia es producida por causas prostáticas, se le denomina como Polaquiuria. Y es fácil saber, que nuestras aventuras al baño nocturnas están producidas por la próstata, porque la cantidad de micciones, así como la menor cantidad de esta o la sensación de tener ganas de ir al baño siempre, no solo se da por la noche, sino también por el día.

En general, la nicturia o la polaquiria (causada por la próstata) es causada por un agrandamiento de la próstata, bien por hiperplásia, bien por prostatitis. La próstata agrandada presiona y tapona la uretra, el conducto que sale de la vejiga y que conduce la expulsión de la orina. Esto hace que las micciones sean más cortas y no se expulsa toda la orina. Al mismo tiempo sentimos que no hemos expulsado la orina y sentimos una necesidad de orinar frecuente.

Los tratamientos consistirían en intentar reducir el agrandamiento de la próstata. Bien con medicamentos, dietas, remedios caseros o una vida más sana y hacer ejercicio. Quiero destacar un último estudio realizado por Loyola University Chicago Stritch School of Medicine. Según sus úlrimos estudios, se ha comprobado que aquellas personas que hacen ejercicio moderado entre una o dos veces por semana, tienen un 15% menos de sufrir nicturia y, aquellas que no realizan ejercicio físico de forma habitual, tienen un 34% más podibilidades de sufrir una nicturia grave.

Por último, sufrir nicturia o  Polaquiuria, no está relacionado con el cáncer de próstata.