Mostrando entradas con la etiqueta Prostatitis.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Prostatitis.. Mostrar todas las entradas

ACUPUNTURA Y PROBLEMAS DE PRÓSTATA


Dispuesto a buscar remedios necesarios para combatir los problemas de la próstata inflamada o prostatitis, o de las molestias de la Hiperplasia Prostática Benigna, es adecuado buscar en todos los campos, nunca de forma excluyente. Un tratamiento no debe ser único, y si se combate la enfermedad desde puntos de vista diferente de manera que se complementen el resultado será más favorable.

Hablando de la acupuntura, se han realizados ciertos estudios para comprobar la efectividad de la medicina tradicional china sobre los problemas de la próstata. En lacupuntura.com   afirman que los estudios realizados sobre la incidencia de la acupuntura en la resolución de problemas de próstata es la siguiente: El porcentaje de curación entre aquellos hombres que sufrían prostatitis crónica rondaba el 40% y las mejoras sintomáticas superan el 80%.
El dolor desaparece en un 43 % de los casos tratados según esta web y se documenta el 70% en el libro "La Próstata" del Doctor Yosh Taguchi.

El tratamiento debe ser realizado por un médico de MTC o medicina tradicional china. La colocación de agujas en puntos estratégicos para favorecer la energía sutil que ellos denominan Chi. 
El tratamiento no debe confundirse con el de Punción seca, que es un tratamiento invasivo donde también se insertan agujas hasta el músculo que quiera ser tratado.

En ocasiones, el médico buscará e intentará corregir ciertos desequilibrios energéticos en diferentes partes del cuerpo, esto según el diagnóstico realizado. No obstante, siempre existen puntos de acupuntura que se utilizan de guía para las dolencias de la próstata.

El tratamiento del acupuntor es compatible con los demás tratamientos farmacológicos que se propongan desde la Medicina Tradicional o convencional. Y no suele tener efectos secundarios excepto, en ocasiones, crisis depurativas.


OMEGA 3 Y CÁNCER DE PRÓSTATA.

Todo el mundo habrá escuchado los beneficios del Omega 3 sobre el organismo. Unos ácidos grasos esenciales poliinsaturados y que el cuerpo no puede generar por sí mismo. El Omega 3 es conocido por su gran efecto antiinflamatorio, y sobre todo, por aumentar lo que se conoce como colesterol bueno HDL y reduce el colesterol malo,  generando un gran provecho sobre la salud cardiovascular.

Pero desde hace pocos años se son bastantes los expertos que se preocupan por la posible relación que existe entre el cáncer de próstata y la ingesta de gran cantidad de Omega 3.

Es fácil, que por la gran concienciación y por la gran cantidad de beneficios que podemos obtener con el Omega 3, nos ayudemos de suplementos de Omega 3 o busquemos dietas con alimentos ricos en este ácido graso (sobre todo pescados azul) para aumentar el colesterol bueno. Pero como siempre sucede, cualquier alimento en exceso puede producir efectos nocivos para nuestro bienestar. En el caso del Omega 3, el cáncer de próstata sería uno de esos efectos nocivos.

Alguna de las voces que advierten mediante estudios de los efectos negativos del Omega 3 sobre el nuestra próstata gozan de una reputación y seriedad bien conocida. Como pueden ser:

Centro de Cáncer de la Universidad Estatal de Ohio
División de Ciencias de la Salud Pública Fred Hutchinson.
Centros de Cancer Research UK y Prostate Cancer UK.
Centro de Investigación del Cáncer “Fred Hutchinson”.

Este último en concreto asegura que los resultados de sus estudios son bastante significativos, dando datos concretos:

Los últimos hallazgos indican que las altas concentraciones de EPA, DPA y DHA - los tres ácidos grasos relacionados con propiedades anti-inflamatorias y metabólicamente derivados de pescados grasos y suplementos de aceite de pescado- se asocian con 71% más de riesgo de cáncer de próstata en un grado alto. La investigación también encontró un aumento de 44% en el riesgo de cáncer de próstata de grado bajo y un aumento global de 43% en el riesgo de todos los cánceres de próstata. El aumento de padecer cáncer de próstata de grado alto incrementa el riesgo de tumores fatales.

Cada vez la comunidad científica parece estar más de acuerdo en la relación existente entre Omega 3 y cáncer de próstata. Pero no olvidemos que todos estos estudios están relacionados con hombres que ingieren una cantidad elevada de Omega 3, como puede ser un comprimido al día, o incluir en la dieta 3 o 4 piezas de pescado diarias. La incidencia en personas con dietas bien equilibradas, la necesidad de suplementarla con Omega 3 es menor, y por tanto también la posible aparición del cáncer de próstata.

A todo esto, no tenemos que olvidar que el Omega 3 es necesario, no podemos satanizarlo y quitar de nuestra dieta por miedo a padecer una cáncer. Seamos serios. El Omega 3 tiene muchos beneficios, y entre algunos que podemos observar en relación al tema prostático es que reduce la inflamación, alivia los síntomas de prostatitis o Hiperplasia Prostática Benigna. Dos estados que pueden producir de forma indirecta un ambiente más propicio para la aparición de células tumorales. Por eso, como ya he señalado, lo ideal es ser serio y alimentarnos de forma equilibrada.

Algunos de los beneficios o problemas que combate los Omega 3 son:

Osteoporosis
Depresión
Dermatitis atópica
Psoriasis
Dolores de la menstruación
Colitis ulcerosa
Artritis reumatoide
Diabetes Mellitus asociada con enfermedades cardíacas
Enfermedades cardiovasculares
Asma
Etc...

FISIOTERAPIA Y OSTEOPATÍA EN EL TRATAMIENTO DE LA PROSTATITIS.

Para tratar la prostatitis, una inflamación de la próstata tan común y molesta que se da en varones entre 20 y 50 años, no solo podemos ayudarnos de farmacología o hábitos alimentarios y de vida más adecuados, sino que también puede ser tratada desde puntos de vista parecidos pero diferentes.

Tanto la fisioterapia como la osteopatía tienen en común que en el tratamiento de la prostatitis no producen efectos secundarios. Y en los dos casos se están consiguiendo resultados muy positivos, tanto es el caso que algunas clínicas ya incluyen estos tratamientos como complementos a los tratamientos tradicionales mediante medicamentos.

En el caso de la fisioterapia, podemos destacar el caso Hospital Vithas Parque San Antonio de Málaga , en España. Donde la fisioterapia utiliza técnicas propias de la rehabilitación y la disciplina para conseguir una mejora en la salud del paciente. Entre ellas podemos encontrar tratamientos de electroestimulación, punción seca, ejercicios específicos o la aplicación de frío y calor. Hasta la fecha, la impresión de los pacientes es muy positiva.

Desde la visión osteopática, podríamos destacar un estudio aleatorio controlado realizado por S. Marx, U. Cimniak, R. Beckert, F. Schwerla. y K.L. Resch. Publicado en la Osteopatía uns Naturheilkunde, Alemania. Tanto la calidad de vida, la frecuencia de micción o el constante dolor del suelo pélvico fueron notablemente mejorados después de sesiones durante 8 semanas. De hecho, el mismo estudio afirma que las mejorías encontradas fueron sensiblementes mejor que los pacientes de control que habían sido tratados mediante ejercicios y fisioterapia.

Las conclusiones extraídas tanto de la experiencia como de los estudios realizados son muy positivos y podemos afirmar que tanto la fisioterapia como la osteopatía son dos tratamientos que pueden ser utilizados como alternativa o complemento de los tratamientos modernos.

NICTURIA Y PRÓSTATA.


Se conoce con el nombre de Nicturia a la necesidad de levantarse mínimo 2 veces a miccionar durante las horas de sueño. En general, podemos aguantar de 6 a 8 horas durmiendo perfectamente sin tener que levantarnos a ir al baño. Pero por diversos motivos, puede que por la noche nos levantemos 2 veces o más, interrumpiendo nuestro ciclo de descanso.

La nicturia puede producirse por varios motivos como una vejiga pequeña, una infección, haber bebido mucho líquido antes de acostarse, tomar diuréticos, diabetes, problemas de riñón o cardiacos, o trastornos de sueño. Pero otra causa de la nicturia, cuando se llega a una cierta edad (a partir de los 45 años), son los problemas de próstata.

Cuando la nicturia es producida por causas prostáticas, se le denomina como Polaquiuria. Y es fácil saber, que nuestras aventuras al baño nocturnas están producidas por la próstata, porque la cantidad de micciones, así como la menor cantidad de esta o la sensación de tener ganas de ir al baño siempre, no solo se da por la noche, sino también por el día.

En general, la nicturia o la polaquiria (causada por la próstata) es causada por un agrandamiento de la próstata, bien por hiperplásia, bien por prostatitis. La próstata agrandada presiona y tapona la uretra, el conducto que sale de la vejiga y que conduce la expulsión de la orina. Esto hace que las micciones sean más cortas y no se expulsa toda la orina. Al mismo tiempo sentimos que no hemos expulsado la orina y sentimos una necesidad de orinar frecuente.

Los tratamientos consistirían en intentar reducir el agrandamiento de la próstata. Bien con medicamentos, dietas, remedios caseros o una vida más sana y hacer ejercicio. Quiero destacar un último estudio realizado por Loyola University Chicago Stritch School of Medicine. Según sus úlrimos estudios, se ha comprobado que aquellas personas que hacen ejercicio moderado entre una o dos veces por semana, tienen un 15% menos de sufrir nicturia y, aquellas que no realizan ejercicio físico de forma habitual, tienen un 34% más podibilidades de sufrir una nicturia grave.

Por último, sufrir nicturia o  Polaquiuria, no está relacionado con el cáncer de próstata. 

PROSTATODINIA



Un día, después de padecer durante un tiempo algunas de las molestias tipo fiebre, dolor en la zona lumbar, también dolor o ardor al miccionar, sangre en el semen, mayor frecuencia de micción, etc... decidimos que ya es hora de ir al médico para saber de qué se trata. Y después de un análisis, exploración o simplemente unas preguntas, nos corrobora algo que ya intuíamos, tenemos la próstata tocada y nos dice que no se trata de una prostatitis; una segura, saludable pero molesta inflamación de la próstata (recordemos que la terminación -itis, quiere decir inflamación). Pero antes de que empecemos a preocuparnos, el médico nos informa que estamos sufriendo exactamente una Prostatodinia. Pero ¿qué es una prostatodinia? ¿en que se diferencia de una prostatitis?


Pues veamos, mientras la prostatitis es una inflamación de la próstata y su causa es bacteriana u otra producida por otro patógeno, la causa de la prostatitis más común es una infección bacteriana, virus y hongos; aunque también puede deberse a un traumatismo (como por ejemplo un golpe o también como practicar ciclismo en una posición inadecuada). En cambio, el origen de la prostatodinia es aun incierto, no tiene un origen claro, pero eso no quiere decir que esté libre de síntomas, molestias y peligros. Dado que no existe una causa clara, muchos apuestan por un origen Psicógeno, esto quiere decir psicológico. Por tanto tiene una relación directa con el estrés, la ansiedad o la depresión y sus estados continuados. Y entre sus manifestaciones encontramos también una inflamación de la próstata, quizá de ahí su confusión con la prostatitis bacteriana, que es la más frecuente. Que su origen pueda ser psíquico, no quiere decir que todas las prostatodinias lo sean, pueden  haber otras causas como tensión del suelo pélvico y otros patógenos que son de difícil aislamiento, que son difíciles de detectar.


Los tratamientos constan de antiinflamatorios y bloqueadores alfa. Los bloqueadores no reducen el tamaño de la próstata inflamada, pero son muy eficaces para aliviar los síntomas. Este tipo de medicamentos producen la relajación de los músculos alrededor de la próstata y de la vejiga, por lo que la orina pueda fluir más fácilmente.
También pueden tratarse con antidepresivos o ansiolíticos.


Síntomas de la Prostatodinia (similares a los de antiinflamatorio).

  • Ardor y dolor al orinar
  • Ganas de orinar con más frecuencia
  • Fiebre
  • Cansancio
  • Dolor en suelo pélvico
  • Dolor en periné, encima del pubis, en el escroto, en la espalda, en la uretra, en el pene
  • Sangre en la orina
  • Sangre en el semen
  • Disminución del flujo urinario
  • Dolor con la eyaculación
  • Dolor con las deposiciones
  • Fiebre o febrícula.






COME ZANAHORIA PARA CUIDAR TU PRÓSTATA.


El temido análisis de la próstata, el temido cáncer, las molestias del agrandamiento de la próstata, de la hiperplasia prostática benigana o la prostatitits, son males y molestias que pueden prevenirse en gran medida con ciertos hábitos alimenticios acompañado de ejercicios. 

Uno de los alimentos beneficiosos para mantener una próstata saludable es la zanahoria. La zanahoria, además de ser económica, tiene muchas cualidades beneficiosas: desde proteger nuestra visión o nuestra piel, hasta la protección de la próstata. Esto último se debe a la gran capacidad de desintoxicar el cuerpo, de la sangre en concreto, y a la gran cantidad de betacarotenos que se presentan en ella y que protegen los tejidos de los radicales libres, del envejecimiento y que combate la aparición del cáncer.

Este alimento, para que sacarle el máximo provecho, es ideal tomarlo crudo, sin cocinar. Además, debe introducirse en la dieta, aunque para favorecer la recuperación de la próstata inflamada, es conveniente tomar 3 veces al día... la primera pieza en ayunas.

También te proponemos tomar un zumo preparado con zanahoria licuada, manzana y un poco de perejil, añadiremos a este licuado un chorro de limón. En algunas páginas vereis el mismo remedio pero con miel para endulzar. Podéis hacerlo así pero para este remedio no es necesario porque la misma manzana licuada ya endulza el remedio. 

Si quieres endulzar más añadiendo una cucharada de miel, te recomendamos la miel de diente de león, la miel de acacia o miel de brezo.

PROBLEMAS AL ORINAR, PRIMERAS PISTAS DE LOS PROBLEMAS DE LA PRÓSTATA.

Por la posición de la próstata, en el momento en que esta se inflama, por prostatitis o por una Hiperplasia Prostática Benigna que son en la mayoría de los casos, esta presiona el tracto urinario y es frecuente que entre los síntomas más significativos se vean problemas al orinar. Lo más frecuente es:


1- La micción no se produce de forma natural, hay que hacer fuerza. Se puede producir un retraso o dificultad para miccionar.

2- Al terminar de miccionar se mantiene un goteo o sale de forma interrumpida en varias veces hasta terminar.

3- Chorro de orina fino y sin fuerza.

4- No quedarse satisfecho al terminar, como si quedara mas orina y no haber acabado.

5- Tener que orinar muchas veces durante el día, la presión sobre la vejiga hace que se tengan ganas más frecuentemente.

6- Tener que orinar varias veces por la noche.

7- Urgencia en ir a orinar, cuesta mucho retener la micción.

8- Perdida o escape de orina, difícil de retener.


Un remedio casero para las molestias.


El siguiente es un remedio casero y natural que utiliza pipas de calabaza, un ingrediente que se ha demostrado ayuda a reducir los problemas de próstata agrandada, ya sea por inflamación o por Hiperplasia prostática benigna.

Ingredientes:

2 cucharadas soperas de semillas de una calabaza anaranjada.

1 cucharadas de melaza.

2 cucharadas de miel oscura.

Cardamomo.

1 cucharadita de canela en polvo.

½ limón.


Cómo preparar:

Para preparar el remedio, hay que pelar las semillas de calabaza y triturarlas hasta conseguir una pasta más o menos homogénea. Mezclar con melaza y la miel oscura, remover hasta lograr un jarabe espeso. Luego se debe agregar un poco de cardamomo, la canela y el jugo del medio limón.


Cómo aplicar:

Para conseguir el mayor efecto de este remedio casero se debe tomar una cucharada todas las mañanas pero en ayunas, hágalo por menos tres veces a la semana.

El alcohol y la próstata.

En nuestra sociedad esta bien visto beber una copita, unas cervezas, un café tocado, o un buen vino, y aunque todo en su justa medida puede llegar a ser "bueno" (quizá la justa medida sea ninguna), se sabe que el alcohol puede conllevar cierto riesgos para la próstata. Riesgos que se deben tener en cuenta si tenemos algún problema de próstata.

Veamos:

1º- Un estudio, que incluyó a más de 10, 000 hombres, encontró que los que bebían mucho, o sea 50 gramos de alcohol puro por día, la cantidad que se encuentra en cuatro copas de licor fuerte, cinco o más días de la semana, tenían más del doble de probabilidades que los que bebían menos de desarrollar lo que se conoce como cáncer de próstata de alto grado. En cambio, no hubo diferencia en el riesgo de cáncer de próstata entre abstemios y los que bebían de forma moderada.

2º- El alcohol es un irritante, como el café, té o bebidas de cola. El alcohol irrita, no solo el estómago u otras partes del sistema digestivo, también la próstata. Por tanto, en los casos de las prostatitis crónicas el paciente debe evitar las situaciones de stress y seguirá un régimen dietético blando y fraccionado evitando el café, los condimentos irritantes y el alcohol.

3º- En cuanto a las infecciones de próstata, que pueden provocar el agrandamiento de esta, entre los factores que predisponen al desarrollo o infección de la próstata se encuentran el consumo de grasas, o alimentos demasiado ricos en azúcares y la ingestión de bebidas alcohólicas.

Así que ya sabes, si quieres cuidar tu próstata, no bebas. Sobre todo si ya tienes algún problema. Pero si bebes, bebe con moderación.

Tomates, sandías y LICOPENO


Alimentos con licopeno: Aunque ya dijimos (enlace) que el Licopeno era un ingrediente beneficioso para prevenir el cáncer de próstata, la Hiperplasia Prostática Benigna (HPB) y prostatitis y sus síntomas y, que se encontraba sobretodo en tomates, hay que saber que alimentos nos proporcionan licopeno PARA VARIAR UN POCO:


  1. TOMATES (tipo pera)
  2. SANDÍA
  3. CEREZAS
  4. FRAMBUESAS
  5. ZARZAMORAS
  6. MORAS
  7. PIMIENTO ROJO
  8. PAPAYA
  9. GUAYABA
  10. POMELO ROSADO
  11. UVAS ROJAS
  12. TORONJA
  13. ZANAHORIA
  14. REMOLACHA
  15. CALABAZA



Aparte de tener en cuenta que estos alimentos debemos tenerlos en la cocina de casa y comer de vez en cuando, es aconsejable saber que algunos alimentos como el aceite de oliva o que estén un poco cocinados favorecen la asimilación frente a tomarlos crudos.

Dieta para la prostatitis o próstata inflamada.

Alimentos dañinos o malos para la próstata inflamada, prostatitis o hiperplasia prostática benigna son:

1- Estimulantes, especial o comidas picantes ya sean artificiales o naturales no son recomendables a la hora de tratar la inflamación de la próstata .

2- El alcohol y la cafeína, que irrita la próstata, está totalmente contraindicado. De hecho, se piensa que el alcohol es una de las principales razones por las que puede aparecer el cáncer de próstata. Evita bebidas como el café, cola o chocolate

3- El colesterol y las grasas saturadas de origen animal implica una relación entre estos alimentos y la aparición del cáncer de próstata. Los alimentos con grasas saturadas de origen animal producen irritación de la próstata y deben tomarse con moderación.

4- El azúcar y edulcorantes artificiales y comer fruta muy dulce y miel en menor cantidad.


Alimentos beneficiosos  o buenos para la próstata inflamada, prostatitis o hiperplasia prostática benigna son:

1- Hortalizas. Brócoli, espinacas, zanahorias, pepino, calabaza, cebolla, col rizada, col rizada, lechuga, brotes de soja, coliflor, tortillas de maíz, etc...

2- Semillas. Sobre todo de calabaza, pero también podemos echar mano a semillas de lino o semillas de girasol.
Las semillas son beneficiosas por su alto contenido en Zinc y deben ser sin sal.

3- Carnes. Las carnes menos grasas son las mejores: Pechuga de pollo, pechuga de pavo, pescado, huevos

PROSTATITIS CRÓNICAS. CAUSAS Y SÍNTOMAS.


Existen básicamente tres tipos de prostatitis, la no bacteriana, la bacteriana y la bacteriana crónica.

La prostatitis bacteriana es curable, normalmente el médico puede recetar antibiótico para tratar la infección producida. Normalmente, la no bacteriana también es curable. Pero cuando la bacteriana no se cura con antibiótico aparece la protatitis crónica. Este tipo de inflamación de próstata no suele ser curable, y a veces , quien la sufra, estará mejor unas veces y otras veces peor.

Pero existe un remedio para aliviar este tipo de agrandamiento de próstata realizando una operación quirúrgica. Normalmente no se suele hacer en hombres jóvenes debido a que puede causar eyaculación retrógrada, lo cual puede llevar a esterilidad, impotencia e incontinencia.

El procedimiento tarda aproximadamente una hora y a usted se le aplicará anestesia general (dormido y sin dolor) o anestesia raquídea (despierto, sedado y sin dolor).

El cirujano introducirá un instrumento similar a un tubo llamado cistoscopio (o endoscopio) a través de la uretra (el conducto que lleva la orina desde la vejiga fuera del pene). El cirujano introduce luego una herramienta especial para cortar a través del cistoscopio. Esta herramienta extirpará parte de la glándula prostática pedazo por pedazo con una corriente eléctrica. El procedimiento se denomina resección transuretral de la próstata.
La RTUP es uno de los procedimientos más comunes para este problema, pero también hay disponibilidad de otros procedimientos menos invasivos. El médico tendrá en cuenta el tamaño de la próstata, su salud y el tipo de cirugía que usted puede necesitar.

Entres las causas más comunes de prostatitis crónica encontramos:
Daños o irritación nerviosa de las zonas de la pelvis baja. Bien de origen muscular (entre ellos el Psoas) o bien de origen raquídeo (hernias, protusiones o bloqueo de las carillas articulares).
Debilidad muscular del suelo pélvico.
Deportes como el ciclismo que ejercen una presión constante en la zona.
Infecciones resistentes a los antibióticos o parásitos.
Problemas urinarios de reflujo.
Irritación química bien por una mala irrigación sanguínea, drogas, medicamentos o alimentación deficiente.
Ciertas prácticas sexuales.

Los síntomas más comunes son:
Dolor al orinar o sensación de no haber terminado de orinar.
Orina con sangre.
Dolor en área genital y zona lumbar que en ocasiones puede confundirse con problemas en los riñones.
Dolores al eyacular.
O incluso dolor el defecar.

Remedios caseros y naturales para próstata inflamada o prostatitis.


Licuado de perejil, zanahoria y limón.
Este licuado, tomado antes de desayunar, reducirá la inflamación de próstata.
Ingredientes
1 rama de perejil
1 limón
1 zanahoria grande
Miel
Preparación
Se licuan el perejil y la zanahoria, previamente pelada, y se le añade el zumo de un limón. Se le puede
agregar un poco de miel para endulzar.
Uso
Tomarlo cada mañana en ayunas.

CAUSAS DE LA PROSTATITIS Y LA HIPERPLASIA PROSTÁTICA.


Las causas o factores de riesgo de la prostatitis o próstata inflamada:

La prostatitis crónica está causada, generalmente, por infección bacteriana y puede estar asociada a una infección del tracto urinario, uretritis, epididimitis o prostatitis aguda. Las causas más comunes son las bacterias Escherichia coli, proteus, enterobacter y klebsiella. El problema se diagnostica en 5 de cada 1.000 visitas de pacientes y se estima que, no menos del 35 por ciento de los hombres mayores de 50 años, pueden tener prostatitis crónica. El aumento de riesgo se asocia con hombres mayores de 30 años.

Existen ciertos factores que pueden predisponer a una persona a desarrollar prostatitis crónica, tales como el consumo excesivo de alcohol, alguna lesión perineal y ciertas prácticas sexuales. Se ha planteado que estos factores pueden causar congestión de la glándula prostática que ofrece un excelente terreno para la reproducción de diversas bacterias.

Las causas o factores de riesgo que generan la Hiperplasia prostática:

La causa principal es la presencia de hormonas sexuales masculinas. La próstata en los primeros años de la infancia es inicialmente pequeña. Pero a medida que continuamos cumpliendo años, esta aumenta, doblando o incluso triplicando el tamaño. Se relaciona este crecimiento con la presencia de andrógenos u hormonas sexuales masculinas.

En principio este proceso es del todo natural ( más del 90% de los hombres mayores de 80 años tienen esta afección), y no conlleva más molestias que, en algunos casos, afecta a la micción (ya que comprime el tracto urinario). Esto puede ser verdaderamente molesto y facilitar la proliferación de infecciones en zonas como la vejiga o la uretra.

Baños de asiento para prostatatitis o próstata inflamada.


Se recomienda orinar con frecuencia y realizar la evacuación total para disminuir los síntomas de urgencia y frecuencia urinaria.

Si la próstata inflamada obstruye la uretra, la vejiga puede ser incapaz de vaciarse y puede ser necesaria la colocación de un catéter suprapúbico que permita a la vejiga drenar a través del abdomen. Los baños de agua caliente en la tina o los baños de asiento pueden aliviar un poco el dolor perineal y el dolor de espalda bajo asociado con la prostatitis aguda.

Los baños de asiento se deben hacer un par de veces al día y una duración de unos 20 minutos.
Se puede hacer con agua caliente o fría sola o puedes incluir tomillo o cola de caballo. Las propiedades antiinflatorias de estas plantas ayudan a aliviar el dolor de la próstata inflamada o prostatitis.

Prostatitis

PROSTATITIS

Se denomina prostatitis (-itis = inflamación ) a la inflamación de la próstata, debido casi siempre a una infección que, desde el tracto urinario, se extiende hasta la próstata. Cuando se produce una infección aguda, los síntomas manifiestos son dolor en la base del pene, escalofríos y fiebre elevada; si la infección es leve, puede pasar inadvertida y curarse sin tratamiento o bien convertirse en un proceso crónico.

Mediante palpación rectal, el médico puede detectar el incremento de tamaño de la próstata.

Padecer una prostatitis no incrementa el riesgo en los hombres de contraer cáncer de próstata.