Mostrando entradas con la etiqueta micción frecuente.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta micción frecuente.. Mostrar todas las entradas

NICTURIA Y PRÓSTATA.


Se conoce con el nombre de Nicturia a la necesidad de levantarse mínimo 2 veces a miccionar durante las horas de sueño. En general, podemos aguantar de 6 a 8 horas durmiendo perfectamente sin tener que levantarnos a ir al baño. Pero por diversos motivos, puede que por la noche nos levantemos 2 veces o más, interrumpiendo nuestro ciclo de descanso.

La nicturia puede producirse por varios motivos como una vejiga pequeña, una infección, haber bebido mucho líquido antes de acostarse, tomar diuréticos, diabetes, problemas de riñón o cardiacos, o trastornos de sueño. Pero otra causa de la nicturia, cuando se llega a una cierta edad (a partir de los 45 años), son los problemas de próstata.

Cuando la nicturia es producida por causas prostáticas, se le denomina como Polaquiuria. Y es fácil saber, que nuestras aventuras al baño nocturnas están producidas por la próstata, porque la cantidad de micciones, así como la menor cantidad de esta o la sensación de tener ganas de ir al baño siempre, no solo se da por la noche, sino también por el día.

En general, la nicturia o la polaquiria (causada por la próstata) es causada por un agrandamiento de la próstata, bien por hiperplásia, bien por prostatitis. La próstata agrandada presiona y tapona la uretra, el conducto que sale de la vejiga y que conduce la expulsión de la orina. Esto hace que las micciones sean más cortas y no se expulsa toda la orina. Al mismo tiempo sentimos que no hemos expulsado la orina y sentimos una necesidad de orinar frecuente.

Los tratamientos consistirían en intentar reducir el agrandamiento de la próstata. Bien con medicamentos, dietas, remedios caseros o una vida más sana y hacer ejercicio. Quiero destacar un último estudio realizado por Loyola University Chicago Stritch School of Medicine. Según sus úlrimos estudios, se ha comprobado que aquellas personas que hacen ejercicio moderado entre una o dos veces por semana, tienen un 15% menos de sufrir nicturia y, aquellas que no realizan ejercicio físico de forma habitual, tienen un 34% más podibilidades de sufrir una nicturia grave.

Por último, sufrir nicturia o  Polaquiuria, no está relacionado con el cáncer de próstata. 

BRÓCOLI PARA LA PRÓSTATA.



El brócoli, junto con las coles de bruselas y el repollo, son variedades de la coliflor. Pero el brócoli es una verdura que hay que tener en en gran estima si deseamos mantener o recuperar la salud de nuestra próstata.

El profesor Adnan Ibrahim Saracoglu en la Universidad de Viena ha investigado durante más de 10 años el efecto de ciertos alimentos sobre la próstata. En su trabajo destaca que el brócoli es un potente antibacteriano y antiinflamatorio. Dos propiedades que nos van a aliviar los problemas del prostatitis, ya sea crónica o aguda, ya sea de orígen bacteriano o no bacteriano.

Por otro lado, la nutricionista Miryam Novillo (Hospital San Rafael, valle de Los Chillos) asegura que el brócoli contiene un sinnúmero de fitonutrientes y, sobre todo, antioxidantes, los cuales le confieren propiedades anticancerígenas, pues evita la formación de tumores, especialmente a nivel de la próstata, senos y ovarios. 

Modo de tomarlo:

El brócoli se hierve por la mañana y hay que tomar la decocción con el estómago vacío. Cuando se toma todos los días durante un período prolongado de al menos un mes en los pacientes afectados sienten una disminución de la inflamación y por tanto de los síntomas que acompañan el agrandamiento de la próstata. También se ha comprobado que en los casos de prostatitits crónica ayuda a reducir las piedras prostáticas si se da el caso.  

* Miryam Novillo afirma que las propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias se ven aumentadas si se consume brócoli con tomate.

PROSTATODINIA



Un día, después de padecer durante un tiempo algunas de las molestias tipo fiebre, dolor en la zona lumbar, también dolor o ardor al miccionar, sangre en el semen, mayor frecuencia de micción, etc... decidimos que ya es hora de ir al médico para saber de qué se trata. Y después de un análisis, exploración o simplemente unas preguntas, nos corrobora algo que ya intuíamos, tenemos la próstata tocada y nos dice que no se trata de una prostatitis; una segura, saludable pero molesta inflamación de la próstata (recordemos que la terminación -itis, quiere decir inflamación). Pero antes de que empecemos a preocuparnos, el médico nos informa que estamos sufriendo exactamente una Prostatodinia. Pero ¿qué es una prostatodinia? ¿en que se diferencia de una prostatitis?


Pues veamos, mientras la prostatitis es una inflamación de la próstata y su causa es bacteriana u otra producida por otro patógeno, la causa de la prostatitis más común es una infección bacteriana, virus y hongos; aunque también puede deberse a un traumatismo (como por ejemplo un golpe o también como practicar ciclismo en una posición inadecuada). En cambio, el origen de la prostatodinia es aun incierto, no tiene un origen claro, pero eso no quiere decir que esté libre de síntomas, molestias y peligros. Dado que no existe una causa clara, muchos apuestan por un origen Psicógeno, esto quiere decir psicológico. Por tanto tiene una relación directa con el estrés, la ansiedad o la depresión y sus estados continuados. Y entre sus manifestaciones encontramos también una inflamación de la próstata, quizá de ahí su confusión con la prostatitis bacteriana, que es la más frecuente. Que su origen pueda ser psíquico, no quiere decir que todas las prostatodinias lo sean, pueden  haber otras causas como tensión del suelo pélvico y otros patógenos que son de difícil aislamiento, que son difíciles de detectar.


Los tratamientos constan de antiinflamatorios y bloqueadores alfa. Los bloqueadores no reducen el tamaño de la próstata inflamada, pero son muy eficaces para aliviar los síntomas. Este tipo de medicamentos producen la relajación de los músculos alrededor de la próstata y de la vejiga, por lo que la orina pueda fluir más fácilmente.
También pueden tratarse con antidepresivos o ansiolíticos.


Síntomas de la Prostatodinia (similares a los de antiinflamatorio).

  • Ardor y dolor al orinar
  • Ganas de orinar con más frecuencia
  • Fiebre
  • Cansancio
  • Dolor en suelo pélvico
  • Dolor en periné, encima del pubis, en el escroto, en la espalda, en la uretra, en el pene
  • Sangre en la orina
  • Sangre en el semen
  • Disminución del flujo urinario
  • Dolor con la eyaculación
  • Dolor con las deposiciones
  • Fiebre o febrícula.