ACUPUNTURA Y PROBLEMAS DE PRÓSTATA


Dispuesto a buscar remedios necesarios para combatir los problemas de la próstata inflamada o prostatitis, o de las molestias de la Hiperplasia Prostática Benigna, es adecuado buscar en todos los campos, nunca de forma excluyente. Un tratamiento no debe ser único, y si se combate la enfermedad desde puntos de vista diferente de manera que se complementen el resultado será más favorable.

Hablando de la acupuntura, se han realizados ciertos estudios para comprobar la efectividad de la medicina tradicional china sobre los problemas de la próstata. En lacupuntura.com   afirman que los estudios realizados sobre la incidencia de la acupuntura en la resolución de problemas de próstata es la siguiente: El porcentaje de curación entre aquellos hombres que sufrían prostatitis crónica rondaba el 40% y las mejoras sintomáticas superan el 80%.
El dolor desaparece en un 43 % de los casos tratados según esta web y se documenta el 70% en el libro "La Próstata" del Doctor Yosh Taguchi.

El tratamiento debe ser realizado por un médico de MTC o medicina tradicional china. La colocación de agujas en puntos estratégicos para favorecer la energía sutil que ellos denominan Chi. 
El tratamiento no debe confundirse con el de Punción seca, que es un tratamiento invasivo donde también se insertan agujas hasta el músculo que quiera ser tratado.

En ocasiones, el médico buscará e intentará corregir ciertos desequilibrios energéticos en diferentes partes del cuerpo, esto según el diagnóstico realizado. No obstante, siempre existen puntos de acupuntura que se utilizan de guía para las dolencias de la próstata.

El tratamiento del acupuntor es compatible con los demás tratamientos farmacológicos que se propongan desde la Medicina Tradicional o convencional. Y no suele tener efectos secundarios excepto, en ocasiones, crisis depurativas.


PATATA AFRICANA (Rooperi Hypoxis) Y LA PRÓSTATA

La farmacopea, en especial la rama fitoterapéutica, utiliza y estudia desde hace ya un tiempo una planta de origen africano con propiedades beneficiosas para la inflamación y agrandamiento de la próstata. Una planta que era utilizada por las poblaciones africanas para los problemas y dolores relacionados con la próstata. Recibe el nombre de Patata africana (Rooperi Hypoxis), como veréis en la imagen de abajo, posee una raíz tuberosa, un gran tubérculo muy característico y que quizá recordó a las patatas a los primeros botánicos que la clasificaron. Y es esta raíz de sabor amargo la que se urilizar para combatir la hiperplasia.



ACCIONES Y FARMACOLOGÍA COMPUESTOS 
Los lignanos (3,5 a 4,5%): especialmente hypoxoside (glucósido norlignan) 
Esteroides: esteroles, incluyendo beta-sitosterol (ca. 0,2%), glucósido de beta-sitosterol 
Los polisacáridos: almidón 

EFECTOS Los fitoesteroles, que no han sido aún más estrechamente identificados (beta-sitosterol es posiblemente el principal ingrediente activo), se dice que tienen efectos anti-exudativas en experimentos con animales. El efecto positivo del fármaco sobre la hiperplasia benigna de próstata (reducción del volumen de orina residual, aumento del flujo urinario, la mejora de las quejas subjetivamente experimentados) se explica por la inhibición de la prostaglandina sintasa local de los fitosteroles.

Dicho de otra manera, reduce de forma significativa los efectos molestos de la hiperplasia. El efecto es similar, quizá no es tan significativo, como el efecto que produce sobre la próstata la planta Palmito (Saw Palmetto).

Dado que esta planta ya ha sido estudiada desde hace años, existen ya los extractos necesarios para su comercialización, siendo fácilmente encontrado en herboristerías especializadas así como en farmacias.


La toxicidad de esta planta no ha sido del todo bien estudiada, mientras en algunos estudios se señala que puede provocar nauseas y vómitos, es bien sabido que esta planta se utilizaba justamente para evitar las nauseas, fiebres, vómitos durante la guerra civil de Mozambique. 

OMEGA 3 Y CÁNCER DE PRÓSTATA.

Todo el mundo habrá escuchado los beneficios del Omega 3 sobre el organismo. Unos ácidos grasos esenciales poliinsaturados y que el cuerpo no puede generar por sí mismo. El Omega 3 es conocido por su gran efecto antiinflamatorio, y sobre todo, por aumentar lo que se conoce como colesterol bueno HDL y reduce el colesterol malo,  generando un gran provecho sobre la salud cardiovascular.

Pero desde hace pocos años se son bastantes los expertos que se preocupan por la posible relación que existe entre el cáncer de próstata y la ingesta de gran cantidad de Omega 3.

Es fácil, que por la gran concienciación y por la gran cantidad de beneficios que podemos obtener con el Omega 3, nos ayudemos de suplementos de Omega 3 o busquemos dietas con alimentos ricos en este ácido graso (sobre todo pescados azul) para aumentar el colesterol bueno. Pero como siempre sucede, cualquier alimento en exceso puede producir efectos nocivos para nuestro bienestar. En el caso del Omega 3, el cáncer de próstata sería uno de esos efectos nocivos.

Alguna de las voces que advierten mediante estudios de los efectos negativos del Omega 3 sobre el nuestra próstata gozan de una reputación y seriedad bien conocida. Como pueden ser:

Centro de Cáncer de la Universidad Estatal de Ohio
División de Ciencias de la Salud Pública Fred Hutchinson.
Centros de Cancer Research UK y Prostate Cancer UK.
Centro de Investigación del Cáncer “Fred Hutchinson”.

Este último en concreto asegura que los resultados de sus estudios son bastante significativos, dando datos concretos:

Los últimos hallazgos indican que las altas concentraciones de EPA, DPA y DHA - los tres ácidos grasos relacionados con propiedades anti-inflamatorias y metabólicamente derivados de pescados grasos y suplementos de aceite de pescado- se asocian con 71% más de riesgo de cáncer de próstata en un grado alto. La investigación también encontró un aumento de 44% en el riesgo de cáncer de próstata de grado bajo y un aumento global de 43% en el riesgo de todos los cánceres de próstata. El aumento de padecer cáncer de próstata de grado alto incrementa el riesgo de tumores fatales.

Cada vez la comunidad científica parece estar más de acuerdo en la relación existente entre Omega 3 y cáncer de próstata. Pero no olvidemos que todos estos estudios están relacionados con hombres que ingieren una cantidad elevada de Omega 3, como puede ser un comprimido al día, o incluir en la dieta 3 o 4 piezas de pescado diarias. La incidencia en personas con dietas bien equilibradas, la necesidad de suplementarla con Omega 3 es menor, y por tanto también la posible aparición del cáncer de próstata.

A todo esto, no tenemos que olvidar que el Omega 3 es necesario, no podemos satanizarlo y quitar de nuestra dieta por miedo a padecer una cáncer. Seamos serios. El Omega 3 tiene muchos beneficios, y entre algunos que podemos observar en relación al tema prostático es que reduce la inflamación, alivia los síntomas de prostatitis o Hiperplasia Prostática Benigna. Dos estados que pueden producir de forma indirecta un ambiente más propicio para la aparición de células tumorales. Por eso, como ya he señalado, lo ideal es ser serio y alimentarnos de forma equilibrada.

Algunos de los beneficios o problemas que combate los Omega 3 son:

Osteoporosis
Depresión
Dermatitis atópica
Psoriasis
Dolores de la menstruación
Colitis ulcerosa
Artritis reumatoide
Diabetes Mellitus asociada con enfermedades cardíacas
Enfermedades cardiovasculares
Asma
Etc...